Habilidades personales

Además de tus habilidades profesionales debes cuidar tus habilidades personales o sociales. Desde el primer encuentro con una persona podemos darnos cuenta del feeling que nos produce y es algo que va más allá de lo que refleja su CV. Es más una cuestión de empatía, de sociabilidad o de expresión y que normalmente se refleja en todo lo que la persona hace, desde una entrevista hasta un correo electrónico o un mensaje de texto.

El feeling que produces en los demás puede ser el elemento decisivo para que, en igualdad de condiciones técnicas, se decanten por ti como candidato y no por otro.

Debes trabajar en tus habilidades personales desde el autoconocimiento para fortalecer los aspectos de tu personalidad que puedan serte de utilidad en el mundo profesional, pero no como una simple acumulación de información, sino desde la curiosidad de entender y adaptarte a lo que pasa a tu alrededor.

Hay una serie de pautas que te pueden guiar a la hora de trabajar estas habilidades:

- Procura ser siempre una persona educada, amable y respetuosa en los entornos sociales.

- Desarrolla una actitud mental positiva.

- Aprende a gestionar tus frustraciones y no volcarlas en los demás.

- Ante un enfado o desacuerdo, tómate tu tiempo. Cuidado con los mails incendiarios que pueden arruinar muchas situaciones. 

- Aumenta tu paciencia.

- Acepta la opinión de los demás. 

- Acepta la diversidad. Cuantos más puntos de vista distintos puedas manejar e integrar en tu vida te aportarán una visión más rica de una misma realidad.

- Busca el autocontrol, procura no llevarte los problemas de casa al mundo laboral o profesional.

- Refuerza tu seguridad personal para afrontar las críticas y recuperarte ante la adversidad. Cultiva tu autoestima.